El gobierno del presidente Donald Trump certificó a Colombia como país que contribuye en la lucha contra las drogas, pero hizo un duro llamado de atención.

Aunque reconoce que el presidente Iván Duque es un gran aliado, cuestiona los niveles en que se encuentra la producción de cocaína en Colombia.

“En Colombia, el presidente Iván Duque y su gobierno siguen siendo grandes aliados de Estados Unidos. La Policía y las Fuerzas Militares han demostrado valentía y compromiso al focalizarse en los narcotraficantes, la incautación de drogas y la erradicación manual de la coca. Sin embargo, los cultivos ilícitos siguen en niveles inaceptables”, sostiene Estados Unidos.

Agrega que, con las condiciones actuales, no se va a cumplir la meta propuesta.

“Para alcanzar el objetivo de reducir la producción de cultivos a la mitad en 2023, Colombia debe volver a la aspersión aérea, pues es una herramienta irreemplazable del gobierno, así como la erradicación manual y las alternativas de desarrollo económico”, agregó la administración Trump.

Colombia es el principal productor mundial de cocaína con unas 154.000 hectáreas de hoja de coca sembradas en 2019, según la ONU.