Con la firma del Acuerdo de Paz con las Farc, el conflicto armado en Colomba con esta guerrilla terminó. Sin embargo, la violencia organizada continúa y en los años recientes se ha hecho más intensa, afirma la Fundación Ideas para la Paz, FIT, en un análisis sobre la situación tras cuatro años de la firma del fin del conflicto.

El 24 de noviembre de 2016 se firmó el Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las Farc, pero, aunque el conflicto armado con esta guerrilla terminó, la violencia organizada continúa y se ha intensificado, advierte la ONG.

Subraya que con la firma del Acuerdo de Paz con las Farc, el conflicto armado con éste grupo guerrillero terminó. Sin embargo, la violencia organizada continúa y en los años recientes se ha hecho más intensa, ahora focalizada en ciertas regiones y con diversos actores.

Según la FIT, el 2020 ha sido especialmente crítico en cuanto a masacres (se han cuadruplicado las víctimas) y asesinatos de líderes sociales.

Los excombatientes asesinados sumas 233 hasta principios de noviembre.

Durante la negociación con las Farc se salvaron cientos de vidas, pero durante la implementación, la violencia en los municipios afectados por el conflicto se ha incrementado.

Sebastián Peñuela Camacho de la Fundación Ideas para la Paz, afirma que gracias al Acuerdo tenemos un nuevo marco normativo y novedosas herramientas que son vitales para nuestro proceso transicional. Sin embargo, no basta con tenerlas, hay que aplicarlas.

Tras 4 años de la firma del Acuerdo existe un riesgo cada vez más efectivo de un escalamiento de la violencia, agrega.

La FIT advierte igualmente que el impacto humanitario no se ha hecho esperar, pues persiste el desplazamiento forzado y los confinamientos y los grupos armados siguen utilizando las minas antipersonal.

PUBLICIDAD.

En los municipios incluidos en el Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, PDET, se presenta el 24% de los homicidios del país y respecto a la muerte de líderes sociales, se han mantenido constantes, con números altos, entre el segundo año de posacuerdo y el cuarto la tragedia no cede, afirma Ideaspaz, que detalla las siguientes cifras:

-65 por ciento aumentaron las acciones de los grupos armados en el cuarto año del post-acuerdo de paz (comparado con el primer año pre-acuerdo)

-Los combates de la Fuerza Pública contra los grupos armados casi se triplicaron luego de la firma del Acuerdo y los enfrentamientos entre estos se han multiplicado por seis.

-Antes del cese al fuego de las Farc, el 78% de las acciones armadas eran responsabilidad de esta guerrilla. Cuatro años después, el 38% de las acciones fueron realizadas por el Eln y otro 34% por las disidencias.

-Los combates de la Fuerza Pública contra los grupos armados casi se triplicaron luego de la firma del Acuerdo y los enfrentamientos entre estos se han multiplicado por seis.

-Mayor descentralización y fragmentación de los grupos armados ilegales. Se pasó de una guerra de ‘orden nacional’ a múltiples conflictos en lo local.

-Mayor influencia binacional del ELN y de grupos armados colombianos en Venezuela.

-Persisten las disputas por el poder local con interés en economías ilícitas, mientras que la ideología se debilita.

-Altos niveles de desconfianza en la Fuerza Pública e intentos de legitimidad fallida por parte del Estado.

-Menor capacidad de los líderes y las comunidades para lograr desescalar la violencia.

El expresidente Juan Manuel Santos, firmante del acuerdo, en un video mensaje en su cuenta en Twitter, destacó los logros: