La desmovilizada guerrilla de las FARC planeó atentar contra la vida del expresidente Juan Manuel Santos al iniciar los diálogos que desembocaron en la firma del acuerdo de paz de 2016, según lo reveló este miércoles Rodrigo Londoño, último comandante de la guerrilla y quien compareció ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) para rendir versión sobre el magnicidio del líder conservador Álvaro Gómez Hurtado.

«El único momento en que yo recuerde que discutimos sobre actuar frente a una persona, es cuando en la conducción de ‘Alfonso Cano’ él nos informa que un comando ha informado que está listo para atentar contra la vida en ese momento del presidente Juan Manuel Santos», dijo Londoño, actual presidente del partido político Comunes, surgido de la desmovilización de las FARC.

PUBLICIDAD.

«Alfonso Cano», cuyo verdadero nombre era Guillermo León Sáenz, murió en una operación militar realizada en el departamento del Cauca (suroeste) en noviembre de 2011, cuando Santos (2010-2018) ya era presidente.

Según las autoridades colombianas, Cano asumió la comandancia de las FARC en el 2008 luego de la muerte ese año de Manuel Marulanda Vélez, alias «Tirofijo», que fundó la guerrilla.

En la diligencia ante la JEP, el órgano de justicia especial surgido de los acuerdos de paz y que no juzga casos individuales, Londoño añadió: «Es la única vez que yo recuerdo que como Secretariado se discutió si se atentaba o no se atentaba contra una persona para tomar la decisión».

Detalló que en el secretariado de las FARC, máximo órgano de esa guerrilla, hubo un «debate frente al tema del atentado personal, lo que eso significaba y en últimas él (Cano) tomó la decisión y dijo que no se iría a ejecutar porque no sería ético actuar contra una persona con la cual en ese momento se estaba dialogando y a esa actividad nunca se le dio vía libre».

Luego de una etapa secreta, el Gobierno de Santos y las FARC iniciaron conversaciones en Cuba en 2012 y en 2016 firmaron un acuerdo de paz, que actualmente está en etapa de implementación.

FARC, ÚNICO RESPONSABLE DEL MAGNICIDIO DE GÓMEZ HURTADO

El Secretariado de la antigua guerrilla de las FARC sorprendió en octubre pasado al asumir ser responsables del asesinato de Gómez Hurtado, ocurrido el 2 de noviembre de 1995 cuando el líder político salía de la Universidad Sergio Arboleda, en la que era catedrático, crimen que hasta hoy sigue en la impunidad.

Además de Londoño, la JEP citó otros antiguos mandos de la guerrilla, como Milton de Jesús Toncel Redondo, Jaime Alberto Parra, Juan Ermilo Cabrera, Pablo Catatumbo Torres Victoria, Julián Gallo Cubillos, Pastor Alape Lascarro y Rodrigo Granda, por ese y otros cinco crímenes que la guerrilla se atribuyó.

Esos asesinatos que se atribuyen las FARC son el de los exguerrilleros Hernando Pizarro León-Gómez (1995) y José Fedor Rey, conocido como «Javier Delgado» (2002), así como del exconsejero de Paz Jesús Antonio Bejarano (1999), del exministro de Defensa Fernando Landazábal Reyes (1998) y del exrepresentante a la Cámara Pablo Emilio Guarín (1987).

La atribución de esos homicidios fue firmada por Londoño, y por otros antiguos mandos de la guerrilla, como Milton de Jesús Toncel Redondo, Jaime Alberto Parra, Juan Ermilo Cabrera, Pablo Catatumbo Torres Victoria, Julián Gallo Cubillos, Pastor Alape Lascarro y Rodrigo Granda, quienes se comprometieron en una carta a aportar verdad temprana ante la JEP sobre los crímenes.

Londoño, que cuando era guerrillero se hacía llamar «Timochenko», aseguró hoy que el magnicidio de Gómez Hurtado es responsabilidad de las FARC y que no hubo participación ni de agentes del Estado ni del narcotráfico como lo sostienen diferentes investigaciones.

«Tengan la certeza que esta acción la hizo las FARC», puntualizó Londoño durante la diligencia virtual en la que también hubo presencia de las víctimas, representantes de la Procuraduría, y abogados de las partes.

NADA NUEVO

Ratificó que no participó en la planeación de esos asesinatos cuando fue miembro del secretariado de las FARC.

Indicó que se enteró de asuntos de ese magnicidio por lo que dijo el año pasado Julián Gallo, conocido como Carlos Antonio Lozada, ante la JEP, que escuchó a ese exjefe guerrillero por este mismo caso.

El ahora senador Gallo se atribuyó la planificación y ejecución del homicidio del excandidato presidencial en una entrevista con el diario El Espectador en la que aseguró que la orden de asesinar a Gómez la dio el Secretariado de las FARC y él la recibió de Jorge Briceño, alias «Mono Jojoy», quien era entonces jefe del ala militar de la guerrilla.

Gómez Hurtado, hijo del expresidente conservador Laureano Gómez (1950-1951), fue tres veces candidato presidencial, embajador en Estados Unidos, representante a la Cámara y senador y uno de los tres presidentes de la Asamblea Nacional Constituyente que redactó la Carta Magna de 1991, vigente en el país.

El asesinato, declarado como crimen de lesa humanidad por la Fiscalía, se produjo el 2 de noviembre de 1995 y sobre él se han tejido numerosas hipótesis que apuntaron a otras direcciones y nunca se planteó que la guerrilla fuera la autora del crimen. EFE