Gaviria tuvo que enfrentar a un sector del partido que desde el día anterior, había empezado ya a concertar un texto con modificaciones sustanciales al proyecto original, el cual habría sido bien acogido por el Ministerio de Hacienda.

Esa alternativa la redactaron algunos congresistas liberales de la comisiones económicas, a los que más han buscado los ministros de Hacienda, Alberto Carrasquilla e Interior, Daniel Palacios, quienes tienen claro que sin esos votos del liberalismo en las comisiones la reforma tributaria no pasa.

En ese sentido Gaviria, muy molesto, les dijo a los congresistas que “si no le tuve miedo a Pablo Escobar, que le voy a tener miedo a Carrasquilla”.

El jefe liberal insistió en que “hay que cuidarse del ministro Carrasquilla, quien resultó más peligroso que la pandemia… No le pido la renuncia a Carrasquilla porque se queda, sólo le digo váyase y no nos joda más”.

Precisó además que “Carrasquilla no quiso comprar vacunas y se apoderó del poder de comprar las mismas”.