El partido Centro Democrático pidió al Gobierno nacional tener listo un decreto de conmoción interior antes de que empiece el paro nacional, programado para este miércoles 21 de octubre.

El Centro Democrático, como “medida de prevención”, le solicitó al presidente Iván Duque tener listo el decreto de conmoción interior para, según ellos, “poder atender cualquier circunstancia que se pueda presentar”.

El senador Fernando Nicolás Araujo explicó que, “siguiendo el principio de precaución, de manera preventiva, para evitar problemas y riesgos a la salud pública de Bogotá y evitar desmanes y violencia que afecten la vida, honra y bienes ciudadanos, yo sí le solicito al Gobierno nacional tener listo el decreto de conmoción interior y expedirlo de ser necesario”

El también senador uribista Ciro Ramírez manifestó que “las protestas del año pasado, y las recientes en Bogotá, han terminado en vandalismo, en destrucción, incendios y caos. Bienvenida la protesta pacífica, pero sí le decimos al Gobierno nacional que tenga listo el decreto de conmoción interior”.

La propuesta del Centro Democrático de un decreto de conmoción interior no es nueva. El mes pasado el senador Iván Cepeda anunció que el Gobierno venía planeando esa propuesta. “He recibido información de fuente creíble de que el Gobierno nacional estaría estudiando declarar el estado de conmoción interior para tomar medidas que limiten la protesta social, la independencia del poder judicial y amordacen a la oposición política”, aseguró el parlamentario.

Según el artículo 213 de la Constitución Política de Colombia, “en caso de grave perturbación del orden público que atente de manera inminente contra la estabilidad institucional, la seguridad del Estado, o la convivencia ciudadana, y que no pueda ser conjurada mediante el uso de las atribuciones ordinarias de las autoridades de Policía, el Presidente de la República, con la firma de todos los ministros, podrá declarar el Estado de Conmoción Interior, en toda la República o parte de ella”.

Esto quiere decir que el presidente tendría permitido dictar decretos que limiten la movilización como, por ejemplo, prohibir lugares y horas de salida a los ciudadanos por su seguridad, entre otras cosas.

De acuerdo con el senador Araujo “hay medidas que se pueden ir realizando de manera gradual, como el acompañamiento de la Fuerza Pública a la minga y distintas expresiones sociales, pero también, si es necesario, decretar toques de queda, hay que hacerlo”.

Sin ninguna posición oficial todavía sobre la puesta en marcha del decreto, se sabe que al paro nacional del 21 de octubre, se han unido también organizaciones estudiantiles, organizaciones campesinas, movimientos feministas, comunidades afro y la comunidad LGBTTIQ+.

Por su parte la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (FECODE), anunció que entrar en paro desde ese martes y durante 48 horas.