El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, recordó este jueves al Consejo de Seguridad las múltiples implicaciones de la pandemia del coronavirus en la paz y la seguridad internacionales.

«La pandemia de la Ccovid-19 sigue afectando profundamente a la paz y a la seguridad en todo el mundo», dijo al Consejo de Seguridad. «Los riesgos son diversos».

Las consecuencias pueden observarse incluso en un número de países tradicionalmente considerados como estables. Pero los impactos son particularmente aparentes en países que ya están experimentando conflicto o están saliendo de él, y pronto podrían envolver a otros, indicó.

Las tensiones están aumentando como resultado de las graves consecuencias socioeconómicas de la crisis. La confianza en las instituciones públicas está siendo erosionada más en lugares donde las personas perciben que las autoridades no han abordado la pandemia de forma efectiva o no han sido transparentes acerca de su impacto, dijo Guterres.

Como las quejas y vulnerabilidades preexistentes se acentúan y arraigan más, el potencial para la inestabilidad y la violencia sólo crece, advirtió.

La pandemia está exacerbando las desigualdades de género, debido a que las mujeres conforman la vasta mayoría de los sectores más afectados. Ha habido un incremento alarmante en la violencia basada en el género y en la violencia doméstica y cada vez es más difícil para las víctimas reportar el abuso, buscar refugio y acceder a la justicia, señaló.

En algunos países, los procesos de paz frágiles podrían verse frustrados por la crisis, en especial si la comunidad internacional está distraída. En otros lugares, los actores de conflicto, incluido grupos terroristas y extremistas violentos, ven a la incertidumbre causada por la pandemia como una ventaja táctica, señaló.

Muchos países han tenido que considerar cómo seguir adelante con las elecciones programadas para 2020 mientras tratan de gestionar la crisis sanitaria. En la República Centroafricana existen tensiones debido a los intentos de usar la pandemia como un pretexto para aplazar la realización de las elecciones planeada para fines del año, indicó.

Las decisiones sobre el aplazamiento o de hecho sobre la realización de las elecciones plantean desafíos legales, políticos y de salud pública complejos. Difíciles como son, tales decisiones se toman mejor sobre la base de consultas amplias con todos los involucrados, para evitar alimentar las tensiones políticas o socavar la legitimidad, sugirió Guterres.

El Consejo de Seguridad está sosteniendo un debate de alto nivel sobre las implicaciones de la COVID-19 en la paz y la seguridad internacionales.