Por Oscar Fernando Cortes Instagram. Osckkar Fernando Cortes.

Las mal llamadas protestas o manifestaciones de inconformismo del pueblo, está llevando a la destrucción de los patrimonios de ciudades a lo largo y ancho del territorio nacional.

Monumentos de artistas insignia mundial de nuestro país, están siendo destruidos por personajes que olvidando el objetivo pacífico e intelectual de controvertir con argumentos ideologías, prefieren de manera desaforada destruir nuestra historia.

La policía ha perdido todo su poder constitucional, convirtiéndose en ejemplo decorativo de una constitución de letra muerta sin posible resurrección. Dirigentes políticos y juristas encaminan con sus jurisprudencias, decretos e irresponsables trinos, una infancia y una juventud sin principios, sin Dios ni ley que respete la vida como el bien más preciado.Creer que cooperamos marchando y al paso destruimos vías, sistemas de transporte ya tachando a los comerciantes que bastante afectados están por la pandemia, se logra algo, es sumergirnos en la absoluta ignorancia, la misma que está llevándose vidas de seres inocentes, destruyendo proyectos de comerciantes pujantes que con esfuerzo creen en un futuro mejor, el mismo que propios y extraños están acabando.

Con corazones enlodados de odio y pasiones de absolutismo sin argumentos de todas las esquinas solo queda pedir que Dios nos proteja.