El presidente de Perú, Manuel Merino, dimitió este domingo cinco días después de haber asumido el poder, tras la destitución de Martín Vizcarra.

Lo anterior, desató una celebración en las calles peruanas tras varias jornadas de protestas duramente reprimidas por la policía, en las que hubo dos muertos y un centenar de heridos.

«Quiero hacer de conocimiento a todo el país que presento mi renuncia irrevocable al cargo de presidente de la República», declaró por televisión.

Merino había sustituido el martes al popular mandatario Martín Vizcarra, un día después que fuera destituido por el Congreso de Perú por presunta corrupción.

PUBLICIDAD-

El Congreso deberá ahora designar a un nuevo presidente que pacifique el país.