Al menos 19 personas fallecieron y más de 800 quedaron heridas por los disturbios que siguieron a cinco días de masivas protestas en Colombia. Según un balance de la Defensoría del Pueblo, 16 civiles y un policía murieron en las manifestaciones. El ministerio de Defensa contabilizó a su vez 846 personas lesionadas, de las cuales 306 son civiles.

Las autoridades han capturado a 431 personas durante los desmanes y el gobierno ordenó desplegar militares a las ciudades más afectadas. Algunas ONGs acusan a la policía de disparar contra civiles.

Además informó sobre afectaciones en 69 estaciones de transporte, 36 cajeros automáticos, 94 bancos, 14 peajes y 313 establecimientos comerciales.

Presionado por las manifestaciones en las calles, el presidente Duque ordenó ayer retirar la propuesta que se debatía con escepticismo en el Congreso, donde un sector amplio la rechazaba por castigar a la clase media y ser inoportuna en plena crisis desatada por la pandemia.

A pesar del anuncio, en la mañana de hoy ya había personas en las calles y bloqueos en las vías de Bogotá. El gobierno presentó el 15 de abril una reforma fiscal ante el Congreso como medida para financiar el gasto público de la cuarta economía latinoamericana. Pero las críticas llovieron tanto de la oposición política como de sus aliados y el descontento no tardó en volcarse a las calles.

A cada protesta, que transcurrieron mayormente de forma pacífica, le siguieron disturbios y choques con la fuerza pública. Con la reforma, el gobierno aspiraba recaudar unos 6300 millones de dólares entre 2022 y 2031, para rescatar la economía.