En columna escrita para el diario El Tiempo, el secretario de Hacienda, Juan Mauricio Ramírez, explica cómo será el comportamiento del Impuesto Predial para 2021 y a qué le apunta la Administración Distrital en procura de conseguir la reactivación económica que tanto requiere Bogotá.

“En términos reales, ninguno de los 2,6 millones de predios que tiene Bogotá pagará un impuesto superior al del año pasado. El límite del ajuste será la inflación. El efecto del COVID-19 ha sido devastador para la economía bogotana. Por eso congelamos este año el aumento del impuesto predial, que impacta al mayor número de familias y de empresas en la ciudad.

Con el visto bueno del Concejo, para este año, los predios con avalúo catastral inferior a 152 millones de pesos pagarán exactamente el mismo tributo del año pasado (aumenta 0 %), y los que superen ese valor tendrán un incremento de hasta 1,49 %, incremento que incluso terminó siendo inferior a la inflación acumulada anual (1,6 %). Porque ante una coyuntura tan atípica, la solución debía ser inmediata y sin precedentes, para aliviar la carga impositiva de los propietarios, pero sin poner en riesgo las finanzas de Bogotá.

Frente al desafío por la emergencia del COVID-19, nuestro aporte como Administración será un plan de reactivación de 6,8 billones de pesos, y los beneficios tributarios aprobados por el Concejo, como el descuento del ICA del 25 % a las empresas que tuvieron caídas en ingresos en 2020 mayores al 50 %.

A pesar de la crisis, los bogotanos ratificaron esa cultura tributaria característica que nos enorgullece, con un monto de pagos de predial en pleno 2020 –el peor año en décadas– equivalente al 94 % de la meta anual fijada antes de la pandemia. De esta manera, los ciudadanos mostraron que la mayor solidaridad frente a la crisis es pagar sus impuestos. Con ellos les entregamos ayudas económicas a más de 450.000 hogares pobres y vulnerables.

Confiamos en que se mantenga el compromiso de los contribuyentes con la ciudad y que podamos afianzar en el tiempo esa solidaridad, como valor fundamental que nos permita superar la crisis entre todos, a través de un impuesto verdaderamente progresivo, donde cada contribuyente aporte según su capacidad.

De acuerdo con la Dirección de Impuestos de Bogotá, el contribuyente promedio del predial en estrato 1 paga 52.000 pesos de impuesto; en estrato 2, 79.000; en el 3, 515.000; en el 4, 1,4 millones; en el 5, 2,4 millones, y en estrato 6, 4,5 millones de pesos.

El cumplimiento solidario de las obligaciones de los bogotanos seguirá siendo vital en todos los estratos, hoy más que nunca unidos por la recuperación de la ciudad. Y a partir de 2022, bajo ese espíritu progresivo y solidario, esperamos un panorama distinto y aportes paulatinamente superiores de los predios de mayor valor de la ciudad.

Por ejemplo, con el incremento en las tarifas que aprobó el Concejo para 2022, un predio de 1.092 millones de pesos pagará 222.000 más por año (18.500 al mes), y otro de 1.600 millones asumirá un incremento anual de 1,7 millones (138.000 al mes). Son 20.000 los inmuebles en estos rangos, que representan menos del 12 % de los predios de estratos 5 y 6 en la ciudad.

Bogotá afronta quizás el mayor desafío de su historia reciente, y necesita del aporte de sus contribuyentes para dirigir esos recursos hacia la reactivación económica y el rescate social”.