Luego de que se cumplió la indagatoria al expresidente Álvaro Uribe ante la Corte Suprema por soborno y fraude procesal, en un caso relacionado con presiones a testigos, el magistrado Álvaro Fernando García, presidente de ese alto tribunal, se refirió a este hecho y a las protestas y ataques que se han hecho contra la Corte.

“La Corte destaca el valor de la libertad de expresión y las manifestaciones públicas, independientemente de las ideas políticas o causas que las motivan.

Sin embargo, ante las voces que atacan la legitimidad de las instituciones, ante la investigación penal contra el senador Álvaro Uribe Vélez, es imperativo llamar a la cordura y confianza en la justicia”, dijo el magistrado.

Asimismo, el alto tribunal señaló que “al concluir indagatoria, senador Álvaro Uribe quedó formalmente vinculado al proceso que adelanta la Sala de Instrucción de Corte Suprema de Justicia por los delitos de fraude procesal y soborno en concurso homogéneo y sucesivo”.

Tras las su salida de la Corte Suprema y desde la sede del partido Centro Democrático, el expresidente agradeció el apoyo brindado y señaló que “mi obsesión ha sido la verdad y la institucionalidad”.

“Hemos preferido las críticas de sectores que entrar a desafiar las instituciones”, dijo y al tiempo, en referencia al magistrado César Augusto Reyes Medina indicó que creo que él debió percibir su “respeto a la justicia y el valor a la verdad”

Uribe fue citado por la Corte Suprema de Justicia por un proceso abierto en su contra por presunto fraude procesal y soborno de testigos, caso que tiene en vilo al país por el impacto que puede tener en la política nacional.

Uribe, cuya figura divide a los colombianos entre quienes lo idolatran y quienes lo odian, tiene más de medio centenar de procesos abiertos por diferentes delitos, en su mayoría por supuestos vínculos con paramilitares y complicidad con masacres, pero irá a indagatoria por uno que puede ser considerado el menos grave de todos.

Se trata de una demanda que presentó el propio Uribe contra su antagonista, el senador Iván Cepeda, del partido de izquierdas Polo Democrático Alternativo, al que acusó de buscar exparamilitares en las cárceles para usarlos como falsos testigos con el fin de que declararan en su contra, específicamente de haber fundado el Bloque Metro de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc).

Cepeda hizo las primeras revelaciones en 2012 y en septiembre de 2014 le hizo un debate a Uribe en el Congreso en el que lo acusó de tener vínculos con grupos paramilitares y con narcotraficantes.

Uribe, líder y senador del partido Centro Democrático, hoy en el Gobierno, procesó a Cepeda pero la demanda se le convirtió en un bumerán ya que el magistrado José Luis Barceló no solo archivó el caso sino que decidió abrir una investigación al exmandatario por supuesta manipulación de testigos contra el senador de izquierdas.

De esta forma Uribe es el primer expresidente que responde a un proceso penal en la Corte Suprema.

fuente, fotos. Archivo ELTIEMPO.COM