La familia real británica se sintió “dolida” y “decepcionada” por el impactante anuncio del príncipe Enrique y su esposa Meghan de que se retirarán de sus cargos y pasarán más tiempo en América del Norte, dijo una fuente real.

El anuncio de Enrique y Meghan, hecho en los medios de comunicación social el miércoles por la noche, parece haber tomado por sorpresa a la reina Isabel, la abuela de Enrique, y al príncipe Carlos, su padre.

Después de un año turbulento en el que se produjo un distanciamiento cada vez mayor con los medios de comunicación y una pelea con su hermano mayor, el príncipe Guillermo, Enrique dijo que la pareja esperaba ser independiente financieramente y crear una nueva organización benéfica, mientras continuaban con algunas de sus obligaciones reales.

El Palacio de Buckingham dijo que las conversaciones con Enrique y Meghan se encontraban en una fase temprana.

“Entendemos su deseo de adoptar un enfoque diferente, pero estos son temas complicados que tomarán tiempo en resolverse”, dijo. Reuters