El alto tribunal decidió no abrir una investigación al Senador Gustavo Petro al encontrar que no incurrió en ningún delito tras rectificar señalamientos que hizo contra el expresidente Álvaro Uribe.

El lío judicial empezó en 2018, cuando el líder de la Colombia Humana vinculó en una entrevista radial al expresidente Uribe con el paramilitarismo.

El 27 de diciembre Uribe Vélez decidió denunciar a Petro por calumnia e injuria.

Además, argumentó que Petro, a través de Twitter, lo relacionaba con las muertes de civiles a manos del Ejército y presentadas como bajas en combate (falsos positivos).

Pasado un tiempo, el expresidente y líder del Centro Democrático desistió del recurso judicial, señalando que la Corte Suprema no le brindaba garantías al proceso.

La Sala de Instrucción del alto tribunal admitió el desestimiento y se abstuvo de iniciar una investigación contra Gustavo Petro por estos hechos.