El mandatario no entregó detalles del hecho, pero aclaró que quienes han protagonizado actos de vandalismo durante las primeras horas de la jornada “se dividieron la ciudad para llevar a cabo una especie de operación ‘avispa’ en la mañana”.

Imágenes cortesía El País de Cali

Aunque desde el norte y el sur de llevaron marchas pacíficas que se concentraron en el centro, frente al CAM y la Gobernación del Valle, la protesta en Cali fue empañada por un sin número de actos de violencia como saqueos a establecimientos comerciales, la destrucción de entidades bancarias, quema de buses y de cámaras de fotodetección, entre muchos otros.

Por lo anterior las autoridades regionales y la Administración Municipal adelantaron el toque de queda extendido y la ley seca en la ciudad. Ambas medidas regirán desde las 3:00 p.m. del 28 de abril y las 5:00 a.m. del domingo 2 de mayo.

Ospina resaltó que los responsables de estos hechos “no solo desnaturalizaron las actividades planificadas (por el Comité del Paro Nacional) para el día de hoy” y advirtió que serán individualizados y judicializados por “el Estado, la Fuerza Pública y todos los entes de control a los que les corresponda”.

Finalmente, insistió en que “de fondo hay unos elementos que deberán ser discutidos por el Gobierno Nacional, de fondo hay una reforma tributaria y la necesidad de revisarla por la crisis financiera que enfrentan las comunidades en medio de la pandemia, y por aquellas que existían previamente para sus necesidades básicas”.

A su vez el Ministro de Defensa Diego Molano acaba de escribir en su cuenta de twtter que el apoyo militar se encuentra en Cali.