La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, calificó como «incipiente» la información que entregó a la Cancillería el embajador de Cuba en Colombia, José Luis Ponce, según la cual una facción de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) prepara un atentado en la capital.

«Hemos evaluado esa información, es muy incipiente, en todo caso nos la tomamos muy en serio. Ante esto, el ministro de Defensa (Diego Molano) y la Fuerza Pública ha desplegado unas acciones de prevención, para que esa amenaza eventual no se ejecute en nuestra ciudad», dijo López en declaraciones conjuntas con Molano.

López subrayó que la información entregada por el embajador Ponce no es sólida, ya que no brinda detalles del lugar o del hecho concreto que se pretendería cometer, pese a lo cual se han reforzado las medidas para evitar actos terroristas.

«La información que entregaron no tiene nada nuevo, es una información muy general frente a las informaciones de inteligencia que ya se tenían de ese grupo narco terrorista del ELN», dijo Molano, por su parte.

Más temprano, la emisora local Caracol Radio indicó que la canciller colombiana, Claudia Blum, habría citado a Ponce para que amplíe la información sobre el posible atentado y que dé detalles de la manera en que la obtuvo.

Sin embargo, la Cancillería no se ha pronunciado al respecto.

El pasado lunes se filtró una carta firmada por Ponce, con fecha del 6 de febrero, en la que advierte al Gobierno colombiano de la posible comisión de un atentado en Bogotá por parte del ELN.

«Nuestra embajada en Colombia recibió una información cuya verosimilitud no podemos evaluar acerca de un supuesto ataque militar por parte del Frente Oriental de guerra del ELN para los próximos días en Bogotá», dice la misiva.

«Hemos advertido de dicha información a la Delegación de paz del ELN en La Habana, la cual expresó total desconocimiento y reiteró la garantía de que no tiene ningún involucramiento en las decisiones militares u operaciones de la organización», agrega la misiva del embajador cubano.

El Frente Oriental de guerra del ELN es liderado por Carlos Emilio Marín, alias ‘Pablito’, responsable el 17 de enero de 2019 de un atentado con coche bomba a la Escuela de cadetes de la Policía General Santander, que dejó 22 estudiantes muertos y otros 60 heridos.