Un total de 19 ingenieros chinos constituidos por diseñadores, directivos de EPC y de operación, comenzaran a darle forma definitiva al tan anhelado proyecto Regiotram de Occidente, que beneficiará a los habitantes de 4 municipios de Cundinamarca y a un importante sector de Bogotá.
El personal asiático llega con la misión de reforzar el trabajo que tanto el Departamento de Cundinamarca, representado por la Empresa Férrea Regional (EFR) en asocio con la empresa China: China Civil Engineering Construction Corporation (CCECC) constituyeron la Concesionaria Férrea de Occidente S.A.S (CFRO) que se encarga del diseño, construcción, y puesta en operación del ambicioso plan de movilización de pasajeros en un ambiente de comodidad y un respetuoso trato.


La delegación desembarca este lunes 3 de agosto a las 7:45 pm en el Aeropuerto Internacional El Dorado de Bogotá, a donde llega a bordo de un avión de Avianca que realiza un vuelo especial desde Shanghái a la capital Colombiana Para el desplazamiento de los profesionales chinos a Colombia, los gobiernos de los dos países a través de sus respectivas embajadas coordinaron la expedición de las visas y la forma de cómo se realiza este vuelo.


En un acto realizado el pasado 24 de junio en la Casa de Nariño y encabezado por el presidente de Colombia, Ivan Duque Márquez; la Ministra de Transporte, Angela Maria ORozco; el Gobernador de Cundinamarca, Nicolas García; La gerente de EFR, Jeimmy Villamil Buitrago y, el gerente de CFRO Jiang Aimin, oficializaron el inicio de REGIOTRAM DE OCCIDENTE, proyecto de importancia estratégica Nacional el cual unirá a través de una vía férrea de 39,6 kilómetros de extensión a buena parte del centro de Bogotá, pasando por las localidades de Mártires, Santa Fé y Fontibón con los municipios de Funza, Mosquera, Madrid y Facatativá.


Este proyecto que tiene carácter social y ambiental recortará a 45 minutos las dos horas que hoy en día deben gastar los más de 40 millones de pasajeros que anualmente se movilizan entre Bogotá- Facatativá y viceversa. El proyecto tiene un costo de 3.4 billones de pesos y se constituye un plan ambicioso de movilidad regional que se complementa con la posibilidad de ejecutar el REGIOTRAM DEL NORTE que uniría con Bogotá los municipios de Chía y Zipaquirá, propuesta que cuenta con el visto bueno de los gobiernos de Colombia, Cundinamarca y Bogotá